Selección Mexicana: El día que Cuauhtémoc conquistó el Azteca con el Tri

Por Héctor Cantú
Publicado el martes, 5 de mayo de 2020

La historia del Estadio Azteca encierra capítulos que le han dado sentido al sobrenombre del Coloso de Santa Úrsula.

Dejando atrás aquellos pasajes donde lograron coronarse como monarcas mundiales las dos máximas leyendas de la historia del futbol, hay un momento que la afición siempre va a recordar: la noche en la que Cuauhtémoc Blanco se consagró en el césped del monumental Estadio Azteca.

El capítulo de aquella historia se remonta al 4 de agosto de 1999. México se enfrentaba ante Brasil en la final de la Copa Confederaciones con todos los pronósticos en contra.El Tri había tenido una fase de grupos muy por debajo de su nivel y Brasil... Brasil simplemente era Brasil.

Video | El secreto del éxito del Tri más ganador de la historia

[{ video vyYt2AoCEP6bLyA0n_PPwXp0fgdEqjKN }]

Del lado amazónico un jovencito menudo llamaba la atención de la prensa internacional, quien desde entonces era considerado el futuro Pelé por sus cualidades con la pelota y su olfato goleador. Ese menor de edad tenía magia en los botines. Se trataba de Ronaldinho, un futbolista que años más tarde entraría en la lista de las leyendas de la historia del balompié mundial.

Brasil no fue la potencia que se quedó con el título de manera sencilla. El equipo mexicano jugó uno de sus mejores partidos de la historia con varios protagonistas, uno de ellos, el exjugador de América y Necaxa.

Blanco brindó una actuación de primer nivel. A partir de ese momento, varios equipos de Europa fijaron sus ojos en él.

[{ gallery 3655 }]

El ‘Cuau’ dio la asistencia para los dos primeros goles del encuentro y marcó el tercero. Incluso pudo haber sumado otro tanto a su cuota de no haber sido pillado en fuera de lugar.

Ni siquiera hablar o intentar hacer la cuenta de todas las opciones de gol que el ahora gobernador generó sobre el césped de la capital mexicana. Aquella noche se le vio deambular y correr por diferentes zonas, siempre peligroso, siempre exacto para dar el pase al compañero.

Al final, el partido fue para los Aztecas en un cardiaco 4-3. Sin embargo,  el oriundo de Tepito fue la figura clave para que México consiguiera el único título de la FIFA en la categoría mayor que hoy existe en sus vitrinas, mismo que lo sigue validando como el único campeón de la Confederaciones que no pertenece a Conmebol o UEFA.

Otras noticias