Cowboys entre lesiones y nieve

NFL: Cowboys se prepara para la batalla frente a Redskins

Garrett_31495022

Jason Garrett, head coach de Cowboys. (AP Images)

Exclusiva FOX Deportes

EEUU - Los Cowboys de Dallas comenzaron su preparación para el que será su partido más importante del año, este domingo contra los Redskins en Washington, sin su mejor ala defensiva, Jason Hatcher, con el linebacker DeMarcus Ware bajo mínimos y con intensa nieve.

Hatcher se recupera de un golpe en el muslo derecho que sufrió el domingo pasado frente a los Saints de New Orleans pero espera sumarse mañana a la plantilla.

Ware tuvo el domingo una recaída de la luxación en el hombro derecho que sufrió hace más de un mes, y está entre algodones.

Los Cowboys necesitan derrotar a los Redskins para ganar su vigésimo segundo título, el decimoctavo en la División Este de la Conferencia Nacional (NFC), y avanzar a la liguilla final por vez primera en tres años.

Para los Redskins ganar en tanto se registran sendas derrotas de los Giants de New York, los Bears de Chicago y los Vikings de Minnesota los catapultaría a la ronda de comodines de la NFL.

Los Cowboys han enfrentado 105 veces a los Redskins, pero sólo dos veces en postemporada, en 1972 y 1982, con sendas derrotas.

"Hay una rivalidad muy fuerte con los Redskins. El partido tendrá un gran ambiente y es como si se adelantase la fase final", dijo el entrenador en jefe de los Cowboys, Jason Garrett.

Pero el estado de Hatcher y Ware no solo preocupan a Garrett.

El 'linebacker' Ernie Sims busca ponerse a punto de la conmoción que sufrió frente a los Steelers y que sólo le permitió jugar un cuarto de tiempo contra New Orleans.

Además, el 'liniero' defensivo Rob Callaway y el 'linebacker' Brady Poppinga tampoco trabajaron durante el entrenamiento.

El profundo novato Matt Johnson se entrenó por separado del resto de sus compañeros debido a la lesión muscular que lo ha dejado fuera de acción en lo que va de la temporada.

Los Cowboys se entrenaron en su estadio de Arlington, bajo techo, debido a que sus instalaciones en Valley Ranch estaban cubiertas por una gruesa capa de nieve que dejó una tormenta en Dallas el Día de Navidad.

"Los campos parecen tener una sábana de hielo. No es funcional entrenar así", explicó el entrenador Garrett.

El interior del estadio de los Cowboys tenían una temperatura controlada cercana a los veintiún grados centígrados mientras que en el exterior los termómetros marcaban dos grados centígrados bajo cero, la misma que se anticipa para el domingo en Washington.

 

 


NFL Videos