La Champions League estuvo llena de noches mágicas

Lágrimas de alegría y decepción durante el torneo

a1d4a1d0046a241d7b63b200f4b52f10_1369610763035.jpg

La Champions League estuvo llena de grandes emociones (FoxDeportes.com)

Exclusiva FOX Deportes

by: Juan Carlos Agüero

Londres - La Champions League siempre nos da noches mágicas, héroes inesperados y una montaña rusa de emociones a lo largo de su desarrollo. Es el torneo por excelencia, enamorarse de la mística que trasmite es inevitable.

La edición que recién finalizó la destacaré desde cinco puntos importantes, cinco como el número de orejonas que tiene el todo poderoso Bayer Munich.

GIGANTES DE EUROPA

Visita nuestra sección especial de la UEFA Champions League

Un campeón que decepcionó

Chelsea llegó como el campeón reinante, dispuesto a defender la corona que les había costado, sangre sudor y lágrimas un tiempo atrás.

El plantel era el mismo pero no tenían alma, les faltaba su elefante de marfil, el hombre que los había llevado a la gloria: Didier Drogba.

Fueron el primer fracaso del torneo, no pasaron de etapa de grupos y tuvieron que conformarse con ir a la luchar por la Europa League, torneo que ganaron pero que nunca sabrá a Champions.

Millonarios invitados

Si bien es cierto el dinero no compra los títulos, al menos te acerca a ellos, sino que lo digan Galatasaray  y el Paris Saint Germain. Sus millonarios inversores transformaron a dos equipos tradicionales en sus ligas en aspirantes serios a la Champions.

El PSG llegó con Thiago Silva, Ezequiel Lavezzi, David Beckham y Zlatan Ibrahimovic a dar un golpe de autoridad en Europa, estuvo muy cerca del mismo pero Messi lo impidió.

Fueron líderes de grupo, eliminaron al Valencia en octavos de final y tuvieron al Barcelona contra las cuerdas en cuartos. La magia de un heroico Lionel Messi lesionado los envió a la casa, el gol de visitante fue su peor enemigo.

Lejos de fracasar enviaron un mensaje al mundo: Había nacido una nueva fuerza europea y ese era solo su primer paso.

Galatasaray se encomendó a dos ex campeones como Wesley Sneijder y Didier Drogba que junto al letal Burak Yılmaz demostraron tener hambre de gloria.  Su techo al igual que con el PSG fueron los cuartos de final, se despidieron  asustando al Real Madrid en la vuelta de una serie que parecía definida en el juego de ida.

Un ciclo que acaba, una décima que espera

Esta Champions evidenció el fin de un ciclo en el Barcelona, el sistema de toque y precisión se volvió predecible y la Messi dependencia quedó al descubierto como nunca antes. Cuando el argentino no estaba el equipo naufragaba sin encontrar la llave que abriera la puerta rival.

Una etapa de grupos muy trabajada y el verse al borde de la eliminación ante el Milan y PSG puso a pensar a muchos.  Xavi e Iniesta no se juntaban igual cuando “la pulga” no estaba, la defensa lloraba cuando Puyol veía todo desde el palco y en el Barca había alarmas de emergencia.

Era renovarse o morir pero el Bayern Munich no les dio tiempo a lo primero y los envió a pensar con el saco lleno de goles.

Real Madrid tuvo una Champions igual de turbia que su máximo rival, en etapa de grupos el Borussia Dortmund lo desnudó y aunque sacaron su mística ante Galatasaray y Manchester United algo no olía bien a lo interno.

Invasión Alemana en Wembley

INVASIÓN ALEMANA EN WEMBLEY

Repasa las mejores imágenes de la final de Champions League 2013

Ruptura total entre la plantilla y José Mourinho llevaron al equipo merengue al fracaso, la décima sigue siendo una utopía en un equipo que gasta en todos los mercados sin dar en el clavo de lo que realmente necesita para volver a la gloria. Lo que ocupan está en casa y no afuera.

Mención de honor para Cristiano Ronaldo que alcanzó  doce dianas en el torneo y fue el goleador. Acabó la hegemonía de Messi en ese aspecto, pero créanme que ese premio de nada le sirve.

Reconstruir la gloria

El fútbol alemán vive días dorados gracias al Bayern Munich y Borussia Dortmund, dos equipos con modelos diferentes (gastar vs ahorrar) pero efectivos.

El Dortmund se presentó ante el mundo como un club que sabe maximizar sus recursos,  fichar a bajo costo y potenciar su cantera, además deleitó dentro del campo, su propuesta siempre fue ofensiva.

 Le regaló al universo fútbol a Reus, Hummels, Gundongan y Lewandoski, futbolistas que hace unos años solo la mamá lo conocía.

Maquina ganadora

Lo mejor se queda para el final, el equipo que surgió como el Ave Fénix: Bayern Munich.

El conjunto bávaro se levantó de las ruinas de su estadio enmudecido por el triunfo del Chelsea en la final del 2012, secaron sus lágrimas y se arrancaron el corazón, se volvieron un club frio y sin sentimientos cuya única motivación era volver a la gloria.

No se compadecieron de nadie y le pasaron por encima a todo aquel que se les ponía por el frente, no les importaba si ganaban ya por cinco goles, nunca quitaban el pie del acelerador, eran insensibles ante el sufrimiento de los demás equipos que caían a sus pies.

Solidificó su columna vertebrar con fichajes como el de Javi Martínez (otra mención de honor a él) y convencieron a sus estrellas que no había nadie mejor que ellos, la clave era el equipo, esa máquina perfectamente aceitada creada por Jupp Heynckes.

Superioridad física, ritmo e intensidad caracterizaron a un campeón que encarna todos los principios deportivos y culturales de los alemanes.

Los sentimientos estuvieron guardados sin derecho a ser expresados hasta que la tarea estuviera completa, hasta estallar en un grito de júbilo en la garganta de Arjen Robben, ahí apagaron su chip ganador y volvieron a ser humanos.

¡Dios bendiga la Champions League y sus innumerables historias mágicas! Los espero en twitter: @juankaguerom

 

 

 


Videos